HABLAME DE BUENOS AIRES

Cuando uno llega a Buenos Aires, siente que está en una ciudad cosmopolita, con intensos y nerviosos movimientos armónicos. El horizonte se recorta entre enormes edificios y los autos, por miles, recorren las calles porteñas como la sangre en las arterias. El centro y sus adyacencias despliegan un collage donde confuyen decenas de estilos arquitectónicos, solo hay que levantar la vista y dejarse maravillar. La sorpresa nos depara algunos rincones que quedaron detenidos en el tiempo, en un lejano Buenos Aires de los años 20, donde los guapos se anclaban a un farol y los acordes de un bandoneón acompasaban la tarde. Sin dudas el tango , sensual y nostálgico, pinta a Buenos Aires tal como es.
Quien la visita por primera vez, acusa su grandeza y el ritmo vertiginoso que sus habitantes le imprimen. El abanico de opciones para experimentar es inmensa y colma las expectativas de todos los gustos. Una ciudad plagada de museos que acercan obras pictóricas y esculturas de los maestros mas reconocidos de todos los tiempos, ejemplo de ello es el Museo Nacional de Bellas Artes.
La cocina porteña es el resultado de la confluencia de variadas corrientes del mundo donde se pueden degustar exquisitos y variados platos en lugares increíbles. Amplios parques y plazas que conectan con el verde, la naturaleza y se nutren todos los días de numerosas personas que los eligen para practicar deportes, tomar aire fresco y relajarse al aire libre.
La pasión del fútbol se resume en la experiencia River – Boca. El grito ensordecedor de un estadio repleto, cientos de miles de papelitos volando por el cielo y una maraña de brazos que suben y bajan alentando al ritmo de alguna original letra musicalizada.
La oferta teatral es inmensa y no por nada sigue siendo una referencia mundial en este milenario arte. El Teatro Colón inunda de belleza y emoción en cada espectáculo incluyendo una ciudad subterránea que nutre el mítico lugar con indumentaria, escenografía, zapatería, etc. y luego de una vista guiada, sentimos expandir nuestra capacidad de maravillarnos.
Los paseos de compras están distribuidos en toda la ciudad y las grandes marcas del mundo se dan cita allí. Otro nexo con los sitios que marcan los caprichos de la moda. Una ciudad noctámbula plena de bares, cafés notables, librerías, boliches y circuitos gastronómicos que son el deleite de locales y extranjeros. Un poco así es Buenos Aires. Una ciudad única y referente en Sudamérica. Quien ha vivido la experiencia de recorrerla, ya no será el mismo que llegó. Viajará con él ahora, un complejo bagaje de cultura citadina. de vivencias nuevas, como las grandes ciudades del mundo.