Mar del Plata, ciudad para todo el año.

Constituye un ícono turístico de la costa bonaerense. Todos los veranos recibe una gran cantidad de visitantes que disfrutan el oasis de sus numerosas playas. La ciudad tiene opciones para todos los gustos y presupuestos comenzando por la variedad de playas y su amplia capacidad hotelera.

Pasear, caminar, andar en patines, disfrutar una bicicletada a lo largo de la costa o entre las pintorescas calles del famoso barrio “Los Troncos” Los que gusten de los deportes acuáticos, pueden realizar una multiplicidad. Según dicen, las mejores playas están el la zona sur, por su extensión y porque ofrecen los mejores vientos para experimentar windsurf, tablas, kayaks, buceo y veleros. Llegándose hasta Sierra de los Padres, se puede practicar trecking y largas caminatas disfrutando aire fresco, paisajes de campìña y hasta deleitar una sabrosa parrillada en algún restaurante, al pié de la serranía.

La calle Güemes se convirtió en el paseo comercial por excelencia que invita a pasear y hacer una pausa café de por medio. Los paseos por la Rambla, la típica foto con el lobo marino y porqué no arriesgar algunas fichitas en el Casino Central sin olvidarnos claro, de los platos de mar en el puerto.  Al atardecer la zona se llena de espectáculos callejeros gratuitos y variados, que invitan a pasar un grato momento. La oferta nocturna es también diversa y atractiva. Los restaurantes, pubs, boliches y teatros pueblan de luces y buenos momentos las salidas en familia o con amigos.

Quizá por todo esto y mas, fué apodada como “La Feliz” una ciudad preparada para recibir turistas todo el año, ofreciendo variedad de alternativas para alegrar la estancia de quienes decidan experimentar su aire de mar.