VIAJAR, UN SALUDABLE EJERCICIO QUE ENRIQUECE TU VIDA.

asd

Cerrá los ojos y abstraete del ruido ambiente por unos minutos. Poné tu mente en slow.

Imaginate un lugar que te gustaría conocer. Un espacio donde el tiempo se vuelva laxo, tu ropa ligera, el aire convide aromas nuevos y los colores se vuelvan más ricos. Un cúmulo de paisajes distintos a los habituales que te colmen la mirada, con sonidos desconocidos y silencios seductores.

Viajar provoca todas estas impresiones y más, porque cada vez que lo hacés, invertís en salud. Viajar abre nuestra mente a nuevas culturas, nos empuja a adaptarnos a nuevas sensaciones, suma nuevas experiencias y anécdotas que seguramente guardaremos en nuestra memoria durante toda la vida.

Viajar pone tu vida diaria entre paréntesis, la aleja de las preocupaciones corriéndolas del centro para que puedas observarlas ahora desde otra perspectiva. Te empuja a tomar decisiones. Contagia el liberador espíritu de aventura que solíamos tener en épocas donde lo importante, solo era jugar. Este estado de emoción nos impulsa a realizar actividades gratificantes como fotografiar, filmar, leer, trepar, correr, nadar, reir. Vivir el instante. Conectarte con vos y con los demás.

Viajar libera endorfinas, contagia alegría y genera una triple recompensa emocional. Mientras lo estás preparando, mientras lo estás viviendo y cuando lo estás recordando.

Por esto y por mucho más, viajar se convierte en un ejercicio saludable que deberías practicar más seguido.